El Vietnam más salvaje

Cuando planificamos nuestra ruta por Vietnam, nuestro siguiente destino después de Halong Bay era Sapa. Un mes antes del viaje ví un post en Instagram de un antiguo compañero del colegio que me dejó con la boca abierta; se trataba de un lugar espectacular al cual sí o sí tenía que ir. Buscamos en internet y encontramos algún artículo sobre la Ha Giang. Todos decían lo mismo. El sitio era el norte salvaje. Lejos de los ajetreados destinos más populares del país. En esta publicación conoceréis nuestra ruta por Ha Giang, una auténtica aventura por el norte de Vietnam.

Una de las zonas menos explotadas por el turismo (por suerte) en Vietnam es la provincia de Ha Giang. Localizada en la zona noroeste del país haciendo frontera con China, la provincia de Ha Giang es un tesoro por descubrir. Gracias a no ser tan conocida por el turista como la zona de Sapa podréis vivir una experiencia viajera auténtica por el Vietnam más salvaje.

Ha Giang: una aventura por el norte

La ruta por Ha Giang, el conocido popularmente como loop de Ha Giang, transcurre por un área protegida conocida como el Dong Van Karst Plateau Geopark, en la misma provincia de Ha Giang. Es toda la zona montañosa comprendida entre las pequeñas ciudades de Yen Minh, Dong Van, Quang Bac y Meo Vac. La altitud media de la zona es de 1500m.

¿Cómo llegar a Ha Giang?

Nuestro sleeping bus salía a las 19:30 de la estación de autobuses My Dinh de Hanoi con destino a la ciudad de Ha Giang. Compramos los billetes a través de Vexere.com para un bus que según la página llegaría a la estación de autobuses de Ha Giang a las 1:30. El precio de los billetes fue 200.000 Dongs por persona.

El viaje fue movidito por unas carreteras con muchas curvas y con la lluvia de acompañante. Finalmente llegamos a Ha Giang sobre las 2:30 y comprobamos con Google Maps el conductor se pasó la estación de autobuses que estaba a la entrada de la ciudad y empezó a parar en distintas calles para dejar a pasajeros. Tras dejar a varios nos llamó para decirnos que iban a parar a comer y que nos pedían un taxi. Aquí nos pusimos serios y le explicamos, con la ayuda de Google Translator, que en Vexere decía que el destino final era la estación de autobuses. Algo enfadado cerró las puertas y no llevó hasta la estación donde se bajaron el resto de pasajeros. Claramente el conductor estaba aliado con algún taxista y quería timarnos.

Una vez bajamos del autobús, cogimos nuestras mochilas y nos dirigimos hasta nuestro hotel el cual se encontraba muy cerca de la estación.

¿Dónde nos alojamos?

El hotel que escogimos fue QT Ha Giang Guest House. El trato fue genial. El chico de la recepción habla perfectamente inglés y es super amable y simpático. El precio de la habitación fue 11€ la noche. Además de hotel, también te ofrecen alquiler de motos.

Ruta en moto Ha Giang – Yen Minh – Meo Vac – Ha Giang

Después de dormir unas horas, despertamos sobre las 8am y preparamos las mochilas pequeñas que íbamos a llevar, ya que las mochilas grandes se quedan en el hotel durante los días del loop.

Tomamos un desayuno muy rico el cual estaba incluido en el precio y a continuación, fuimos con uno de los chicos del hotel a un local de al lado donde alquilamos una moto semiautomatica (tiene marchas pero no enbrague) para tres días por 550.000 Dongs.

Lo primero que hicimos al empezar nuestra aventura antes de salir de la ciudad de Ha Giang fue sacar dinero de un cajero con nuestra tarjeta Bnext.

Ha Giang: una aventura por el norte - Cajero

No habíamos comentado que al alquilar la moto también nos ofrecieron protectores de brazos y piernas para hacer la aventura un poco más segura.

Nada más sacar dinero empezó a llover, algo que de primeras no nos gustó pero, a medida que empezamos a adentrarnos en la naturaleza, no nos importó. El paisaje y las vistas eran espectaculares con o sin lluvia.

Ha Giang: una aventura por el norte

Recorrer estas carreteras no es tan fácil como parece, muchos tramos siguen siendo peligrosos, mal señalizados, en obras o han sufrido derrumbes, dando lugar a algunos accidentes. Territorios poco explorados, aldeas de minorías étnicas, carreteras entre bosques salvajes y unos paisajes montañosos de infarto; este territorio es ideal para ser recorrido en moto.

La ruta

La ruta que seguimos fue la que me recomendó el chico que nos alquiló la moto. Lo que nos gustó de la ruta fue que no buscaba llegar a ningún lugar. Se trataba de dar una vuelta por lo que el fin no importaba. Aquello no iba sobre una meta sino que trataba sobre el camino. El camino del salvaje norte.

Aunque la ruta no tiene muchos kilómetros el estado de las carreteras hace que, para disfrutar el viaje, necesites tres o cuatro días. No es una ruta muy transitada pero hay algunos tramos en reparación por lo que hay camiones yendo y viniendo. Además algunos tramos están sin asfaltar. Y, por supuesto, olvidaros de carreteras iluminadas por la noche.

Nosotros teníamos tres días para hacer el loop y estas fueron nuestras etapas:

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *